Zaragoza en blanco




15.2.06

Esto no es una despedida

el hotel

Las prisas, siempre me marcho de los sitios con tanta prisa...

Pero todavía tuve tiempo este fin de semana (entre caja y caja) de fotografiar, alguno de esos rincones que quiero llevarme conmigo, para el recuerdo.

Las calles, por las que he pasado casi a diario, y me han hecho soñar...

Como el hotel abandonado, en el que siempre es verano, y me hace sentir nostalgia de lugares en los que todavía no estuve.

En fin, sin rodeos.

No sé decir adiós, así que hasta luego, nos vemos en la red, aquí y en todas partes (aunque probablemente pase un tiempo sin conexión)

Gracias a todos los que habéis compartido conmigo este lugar, siempre ha sido una alegría intuir vuestra presencia al otro lado.

He sido muy feliz en Zaragoza y como explicaba el maestro Hora a Momo, he aprendido a apreciar el tiempo con el corazón... Me considero afortunada de haber conocido esta ciudad maravillosa, a la que pienso volver muy a menudo (ajá, pensabais que os ibais a librar de mí tan fácilmente?)

Besos y Abrazos para todos y todas... A partir de ahora, me encontrareis en La Buhardilla de Chamartín.