Zaragoza en blanco




25.1.06

Recuperado de un lugar escondido (hace un par de meses)

Al salir del metro y encontrarme de frente con la noche, salpicada de rascacielos, pensé:

Algún día, viviré en un lugar repleto de edificios todavía más altos.

La noche será más oscura.
Las luces brillarán por todas partes.

Y yo seré pequeña, diminuta, minúscula.

Una hormiguita que danza por la calle,
cuando desde el cielo inmenso,
empiece a caer la nieve.