Zaragoza en blanco




16.12.05

Call of the search

ayerbe

Es normal que en alguna ocasión nos sintamos solos.

Es natural.

Aquí.

Solos.

Aquí.

Donde nuestro amor crece y crece,
despacio
como las lentejas en remojo.
Ocupando de una forma nueva
todos los huecos posibles...

Incluso aquellos que hasta ahora,
nunca había habitado nadie.