Zaragoza en blanco




22.9.05

Excesiva candidez

siempre cielo

Al llegar a la cima del Moncayo,
el paisaje es demasiado disperso,
como para jugar con él.
Así que me llevo una nube,
y escapo corriendo,
cuesta abajo,
para no congelarme de frío.