Zaragoza en blanco




17.8.05

Nunca quiero dejar de ser un pozo sin fondo

bordeaux

Tendrá que ser así. Los recuerdos se mezclarán con todo, y yo seguiré contando las cosas de forma desordenada, conforme me vayan asomando a la cabeza.

A veces me gustaría registrarlo todo, escribirlo todo, fotografiarlo todo, para poder recrearme en ello, a la vuelta, hasta quedarme harta.
Los buenos momentos.
Pero la realidad es que cuando me sumerjo en ellos, al final siempre elijo vivirlos, simplemente, sin perder un minuto en resguardarlos del olvido.

Y claro, luego vienen las prisas, porque se amontonan, como los platos en el fregadero, o la pila de ropa sucia que salió de la maleta.
Todos quieren ser los protagonistas, ninguno está dispuesto a ceder el sitio.

Los buenos momentos, que se quedan conmigo.