Zaragoza en blanco




25.7.05

Montaña rusa

tarde

Aunque hay quien dice lo contrario,
yo sé que el cielo, no es el mismo en todas partes.

Lo siento, en cada atardecer que se deshace, en mis ojos.
En las nubes oscuras de mi ambigüedad.

O en las huellas difusas que dejan los aviones.
Que a veces, consiguen partirme en dos.