Zaragoza en blanco




18.6.05

No le puse título

mecedora

Acabamos de ver Closer, el tema principal me ha gustado, así que pongo el videoclip una vez, tras otra, mientras me balanceo en mi nueva mecedora.

Siempre quise tener una, la elegimos en una preciosa tienda, que está en la Calle Don Jaime y llegó ayer, justo cuando más la necesitaba.

Me gusta leer en ella, intento memorizar cosas en ella, me parece que es más fácil.

La película me hizo pensar en todas las ilusiones y deseos que proyectamos fuera, cuando el entorno, la luz, o los ojos que tenemos delante nos son totalmente desconocidos. Soñar con lugares distintos, vidas distintas.

Hoy me parece tan absurdo como inútil.

Hoy quiero estar aquí, en este mismo instante, balanceándome en mi nueva mecedora, mientras desde la calle, el ruido de una moto estropea la canción que ya he escuchado cuatro veces seguidas.

Existe ya una fecha aproximada de partida, pero no quiero oírla, sé que me contradigo, pero todavía quedan rincones en este lugar que nunca vi antes, y no quiero irme.

Tu tampoco, así que será cuestión de replantearnos las cosas.

Quedémonos, me dices.

Quedémonos, te digo.

En ese preciso momento el insomnio llama a la puerta. Parece que pretende acompañarme toda la noche.