Zaragoza en blanco




30.6.05

Escalofríos

moncayo

Un aire caliente y espeso,
que me eriza la piel
y murmura entre las hojas.

El zumbido de una libélula,
rozando mis hombros
desnudos.

Y tus ojos,
siempre tus ojos.