Zaragoza en blanco




30.5.05

Tres pasos

domingo

Mañana de domingo. El cielo está blanco. La plaza del Pilar, tan descomunal, llena de gente y palomas, tiene en ese alegre caos, algo de Piazza San Marco.
Desayunar en un hotel, pasear con la cámara de fotos en una mano, y en la otra, el tacto de tus dedos.
Pasar el día entero en la calle, sentirme turista.
Me pregunto, cuanto de mí esconderé en esa necesidad de sentirme turista.

Mañana de lunes. No he podido ir a clase, me desperté sin fuerzas.
Las nubes tomaron la ciudad, y un extranjero fuma, asomado en la ventana de la pensión de enfrente.
No tengo ganas de salir, me siento sola.

Me gusta leer antes de acostarme.
A veces, leo cosas que me entristecen.
Sinceramente, desearía haberlas escrito yo antes.