Zaragoza en blanco




2.5.05

Esperanza

gavà

El mar puede resultar agotador.
Vuelvo, con la sensación de que nada cambia, todo es lo mismo.
Sin embargo compré un perfume nuevo.
Ahora no reconozco el latir de mis muñecas,
ni la curva de mi cuello, cuando la piel respira.