Zaragoza en blanco




4.5.05

Al pasar

curiosa

Ahí está el número 12, siempre llamándome la atención.
La forma del portal, los toldos de las ventanas, las barandillas pintadas de negro, se me antoja un lugar majestuoso y a la vez cercano, asequible.
Me gusta imaginarlo lleno de gente, de humo, el calor del jazz, la luz tenue, anaranjada, manos que gesticulan, miradas que se esquivan o que se buscan, besos, besos, el aire lleno de besos, en las mejillas, en los labios... de cuerpos que bailan, ausentes, de ojos que observan, desde una mesa apartada.
Sí alguna vez hubiera montado un negocio (fantasear por fantasear) habría sido así, seguro. Una especie de club, con música en directo, con el mismo tamaño y la misma forma que este local abandonado.
La curiosidad me invita a asomarme dentro, con cuidado, para no cortarme con los vidrios de la puerta.
Todo está dispuesto como si se hubiera cerrado de repente, sin pensarlo.
Como si todo el mundo hubiera salido corriendo.
Me gustaría ver este lugar abierto.
Encontrarme en mitad de la noche, sentada en uno de esos sofás rodeados de espejos.

curiosa curiosa

PD. No viene al caso, pero me acabo de acordar de una pregunta que quería hacer, espero que podáis ayudarme ¿Alguien sabe un buen local en Zaragoza para ir a bailar salsa? Gracias.