Zaragoza en blanco




24.4.05

Multitudes

personas

Después del calor humano, la sala de cine, fría, oscura, casi vacía.
Ayer vi una película que me gustó muchísimo, Las hermanas enfadadas.
Salí del cine completamente emocionada, con una especie de taquicardia agradable, y me adentré en la tarde, alegre, simplemente alegre, que no es poco.
De vuelta empapándome de gente, con ganas de caminar, de forma interminable, para verlo todo, todo, desde una nueva perspectiva.