Zaragoza en blanco




9.3.05

Impaciencia

nacer

Un periódico anuncia esta mañana una sensación térmica de 2ºC, mientras espero la primavera. A pesar de la bufanda, el aire, el frío en las manos, ya empezaron a cambiar tantas cosas, y los perfumes se intensifican para mezclarse en el aire... un olor que siempre vuelve, aunque la piel es nueva cuando llega la primavera, la luz es otra, y yo creo verla, quiero verla, la veo. Se asoma sonrojándose a la punta de algunas ramas, hasta ayer desnudas. Se precipitan mis ganas de abandonar el invierno.