Zaragoza en blanco




14.3.05

El viaje

meridiano

Autopista de nuevo,
la tarde que cae
al pasar bajo el meridiano.
La música trepando
por mi estómago
se clava en mi garganta
y crece en ella,
se expande,
hasta dejarme muda.
Es entonces cuando me pierdo,
en el recuerdo de otro horizonte,
otro lugar,
otra vida,
lejana, lejana pero mía,
formada por palabras huecas
y vacíos insoportables.