Zaragoza en blanco




12.2.05

Y allí donde voy, agua

añón

En la vieja lavandería quedó suspendido en el aire el olor a complicidad.
Entre mujeres, lavando juntas, charlando, riendo, cantando... cuantos secretos confesados de rodillas, con las manos enrojecidas y los dedos arrugados.
Soñadoras, viejas, niñas, escandalosas, indecisas, alegres, luchadoras, todas, hasta la mujer cansada que frotaba la ropa en silencio.
Imagino la espuma del jabón formando un arco iris sobre el agua.
Imagino una vida llena de momentos compartidos