Zaragoza en blanco




9.2.05

Para bombear

debajo

Creo que se llama Puente de las Fuentes, tampoco estoy muy segura porque nunca consigo interpretar en un mapa lo que está en una dirección o en otra. Se llega paseando por un parque, siguiendo el sonido de los tambores, porque además de parque parece que es local de ensayo algunos días.
Antes de que anochezca del todo, crece el arco del puente y se torna majestuoso desde abajo, me gusta contemplarlo con el tam-tam de fondo.
Un hombre pasa a mi lado, caminando sobre el filo que bordea el césped, hace equilibrios para no caerse. Como los niños, pienso, mientras me subo yo también, y me balanceo, intento seguir el ritmo de las luces que bailan sobre el agua. Ellas me responden con guiños de complicidad, que son destellos, que resplandecen.