Zaragoza en blanco




7.2.05

Alternativas

grande

Desde que estoy aquí, se me ha llenado la vida de pequeños silencios, de palabra escrita, de contemplaciones. Y hay días en que me parece que todo está fuera, que soy aire, que floto a la deriva, invisible, con tanto por descubrir, y quiero empaparme de todas las cosas, pero no es posible con tan poca consistencia, ser una esponja.
Y otros días, me expando, me disuelvo, me reparto por todas las calles, reflejando el azul del cielo. Siento, soy, respiro, crezco y toco las nubes con solo ponerme de puntillas.
Muchas veces me parece llevar toda una vida aquí, otras abro bien los ojos y no sé dónde me encuentro. Como cuando me reconozco en el cristal de un escaparate, sonriendo, y unos minutos después no recuerdo quien soy.