Zaragoza en blanco




16.1.05

Tarde de sábado

después del hombre del tren...

Ayer, tarde de sábado en los cines Renoir. Una película excelente, para mí gusto claro, que se titula Confidencias muy intimas. Tengo que reconocer que cuando empezó me sentí un poco estafada, en la web de la guía del ocio la anuncian en versión original subtitulada al castellano, lo cual me extrañó bastante, pero está doblada, como el resto de su cartelera. Más tarde pensaba que gracias a esa confusión no me había perdido la película, me gusta mucho más poder escuchar la voz original de los actores, pero todo lo demás valía la pena.
Las miradas, eran tan intensas, los actores, tan entregados y la historia tan interesante, intentar condensarla, resumirla o explicar algo más sería imposible.
Si acaso la sensación agridulce que me dejó, el pensar lo importante que podemos llegarnos a sentir cuando alguien toca a nuestra puerta, nos señala con el dedo, y nos elige como su centro de atención.
Una sensación que me hace ser más grande y más pequeña a la vez.