Zaragoza en blanco




25.1.05

Amanece (otra vez)

luna lunera

Nunca antes había visto una luna así, la misma que algunas noches tiñe de rojo mi habitación, y mis sueños.
Ahí está, a punto de desvanecerse en el día que empieza, brillando, con la intensidad de una despedida.
La cocina huele a romero. Me recuerda tanto a ti. Tanto, como el frío que entra por la ventana.
Como el último invierno, que no volverá a repetirse.