Zaragoza en blanco




12.12.04

Sensaciones

puente de piedra

Las noches de niebla son nuevas para mí, ayer viví mi segunda noche de niebla. Desapareció todo, las torres del Pilar, el puente de arcos verdes, los edificios de la orilla de enfrente, incluso algunos tramos de río. Para los que estaban lejos yo también desaparecí, pero no era lo mismo, no podían echarme en falta, antes también desconocían de mi existencia.
Me resulta hermosa, la niebla, suaviza la luz de las farolas y al cielo le da una claridad nueva, la noche es menos noche, y dan ganas de salir a explorar, bucear en esa inmensa nube, cortarla a cada paso, sorprenderse, escuchar a alguien detrás diciendo, mira, mira, tampoco se ve la cúpula de la Seo. Escuchar, sentir.
Presentir y no ver.