Zaragoza en blanco




22.11.04

Recorrido

Al pasar por la calle León XIII, en el escaparate de Paspartu dos cuadros me hacían señales cromáticas para que me los llevara, la tienda parece estar en liquidación y solo me han costado diez euros cada uno. En el más grande predomina el azul y el verde. Es un jardín, con mesa, sillas, hojas, luz, y una gran sombrilla rosa a rayas blancas que me transporta a la primavera. En el pequeño es de noche, amarillo y negro, y abajo puede leerse "The white lights, Broadway at 43 street". Los dos me encantan, a los dos he encontrado ya un sitio.
Después, me he cruzado en un semáforo con una señora casi idéntica a mi abuela, me ha sonreído, puede que yo lo haya hecho primero, sin darme cuenta, puede que ella no se haya dado cuenta tampoco.
Más adelante, en la Plaza de los Sitios, he visto un perro completamente blanco, con la cabeza negra, brillante, formando un contraste perfecto, como si lo acabaran de barnizar y pintar. Me he desviado un poco para pasar por el anfiteatro romano y he descubierto que desde la iglesia del Sagrado Corazón se puede ver la cúpula rojiza de la Seo, que sin poder evitarlo, me recuerda a un helado de fresa.
Ya en casa, todavía queda algo de cerveza en la nevera. Me pongo a escribir, retener, coser, no quiero que se me escape nada.