Zaragoza en blanco




5.11.04

Fin de semana de cine

cartel

Ayer hizo un mes que vivo en Zaragoza, en el ascensor mi nuevo vecino me pregunto que tal estabamos, como nos sentíamos en la ciudad ¡muy bien! ¡estupendamente! Le respondí con una euforia que quizá le pudo parecer exagerada, pero es que es la primera vez, en años, que un vecino me pregunta como me encuentro. En general la gente es acogedora, y la ciudad también, de la ciudad siento que formo parte desde el primer día, no sé si por el hedonismo compartido (no por nada algunos Zaragozanos dicen que aquí hay mucho vicio), o por alguna especie de karma que se esté cumpliendo.
Hay algunas personas a las que extraño, a veces incluso las extraño muchísimo, y me duele, pero de Barcelona, de momento y afortunadamente, no echo a faltar nada, quizá el mar en verano, pero siempre estuvo tan sucio que seguramente iré a buscarlo a otro sitio. Realmente a lo que más me cuesta adaptarme es a los momentos de soledad, pero de todo se aprende, al menos eso intento.
Pero yo quiero hablar de otra cosa, hoy estoy especialmente alegre porque empieza el festival Cinefrancia, y durante una semana podré disfrutar del mejor cine francés, en una generosa programación que incluye películas inéditas en España. Veremos si lo que he aprendido en clase me sirve de algo, suerte que proyectan versiones subtituladas porque de momento no paso de los números y alguna que otra conjugación de verbos.